15 April 2015

En 2015, José David Osorio Castro, del miembro de la red Tiempo de Juego en Colombia, fue seleccionado para recibir una beca de Sony Mobile, como parte de los "Futur Goals Stipends". Su proyecto se llama "Dejando Rastro" y trata de aliviar los problemas sociales a través de la música y el arte, utilizando los principios y la metodología de football3.

 

David es una de las millones de víctimas desplazadas por la violencia en Colombia en las últimas décadas. Cuando tenía 12 años, llegó junto a su familia a  Altos de Cazucá, uno de los barrios más peligrosos de Colombia en la periferia de Bogotá.

 

En un principio parecía destinado a repetir la triste historia de muchos jóvenes del barrio que desde muy temprana edad se involcran en pandillaje, drogas y terminan en la cárcel e incluso el cementerio. Sin embargo, a principios del 2007 se inscribió en la fundación Tiempo de Juego junto a otros 40 niños de muy escasos recursos y su vida cambió.  Tiempo de Juego empezó a trabajar desde el 2006 en la comunidad de Altos de Cazucá con excelentes resultados, aportando al fortalecimiento del tejido social mediante el deporte, el arte y la música.

 

Para David fue impactante y motivador vivir cómo niños como él, que muchas veces no tenían que comer, no podían estudiar  y que a diario estaban expuestos a los peligros de la calle, mediante las actividades de Tiempo de Juego, lograban olvidar sus problemas y encontraban un espacio seguro y una nueva familia en la que pudieron crecer como mejores personas.

 

No pasó mucho tiempo antes de que David, como ejemplo de que es posible tener un futuro distinto y mejor, empezara a asumir responsabilidades dentro de la Fundación.  Primero fue monitor, luego pasó a ser coordinador de categoría en fútbol, y poco después gestor comunitario. En el 2013, con el apoyo de Adidas, aliado de Tiempo de Juego, recibió una beca completa para estudiar Cultura Física, Deporte y Recreación en la Universidad Santo Tomas desde donde está gestionando posibilidades de becas para los chicos y chicas de Cazucá.

 

Es así como, usando sus dotes naturales de líder, así como lo aprendido en la Universidad, nace el proyecto Dejando Rastro que  pudo implementar gracias a la beca Future Goals de Sony. Dejandro Rastro busca resolver problemáticas sociales a través del arte y la música. La Escuela de Hip Hop ha promovido la participación y coexistencia dentro de la comunidad al involucrar 50 niños, niñas y jóvenes, que participan de talleres semanales que dan clases de rap, break dance, graffiti y DJ. Los temas de género y derechos de la mujer también son tocados dentro de estos talleres. Adicionalmente, el proyecto lleva la metodología de football3 a las disciplinas del Hip Hop, para asegurarse que a través del arte y la música se transmitan los mismos valores que promueve Tiempo de Juego en las canchas de fútbol.

 

El proyecto ha sido un éxito y ya empezó a dar frutos. Uno de los logros del trabajo de David es la primera canción que crearon y produjeron en los talleres y que pueden escuchar en el siguiente link. Esta canción es un ejemplo claro de  lo que se puede lograr a través de buen liderazgo y de las ganas y el esfuerzo de muchos niños y jóvenes que quieren salir adelante y nunca paran de soñar.

This site uses cookies to improve your online experience. By proceeding, you confirm that you agree with our Cookies Statement and Privacy Policy.
Ok to continue